tipos de muñequeras

¿Qué tipo de muñequera me pongo?

Es muy común cuando sufrimos una lesión en la muñeca es coger la primera muñequera que encontramos por casa y ponérnosla. ¿Pero es la más idónea para arreglar nuestro problema? Escribimos este post para esclarecer algunas de las dudas que podáis tener sobre qué muñequera debéis llevar en función de la lesión que padezcáis para tener así una recuperación más óptima. Esto se debe a que no necesitaremos el mismo tipo de sujeción si la lesión se ha producido sobre los ligamentos o en los huesos, de ahí que sea tan importante su buen tratamiento.

Tipos de muñequeras

  • Muñequeras tirantes: se suelen utilizar para lesiones producidas en los tendones y los ligamentos de la muñeca. Además, su uso también se suele extender a soportar un hueso de la muñeca rota después de quitar el hueso. Permiten un ligero movimiento hacia atrás y dejan los dedos libres. Suelen estar hechas de tela con una férula de metal a lo largo de la muñeca y la palma que ejerce de soporte.
  • Pulgar spica: estas muñequeras son similares a las anteriores. La diferencia es que la pulgar spica cuenta con una pieza adicional que cubre el pulgar para limitarle su movimiento. Se suele utilizar cuando se produce una tendinitis en los músculos del pulgar o bien cuando ocurre una fractura del escafoides.
  • Cuneta cubital: este tipo de muñequeras están indicadas para el tratamiento de fracturas en los huesos que forman la palma de la mano, principalmente los situados bajo meñique y anular. Su forma deja libre los dedos pulgar e índice, lo que la hace una muñequera muy útil para seguir utilizando la mano lesionada para realizar acciones cotidianas como escribir.
  • Cuneta radial: con una estructura similar a la de las cunetas cubitales, la cuneta radial es la muñequera indicada a la hora de tratar fracturas en los huesos de la palma de la mano, situados bajo los dedos índice y dedos medios. Al igual que la cubital, deja pulgar, anular y meñique libres, permitiendo el uso habitual de la mano para tareas cotidianas.

Y hasta aquí este post qué tipo de muñequera debemos ponernos para cada lesión. Esperamos que os haya resultado útil e interesante y nos vemos en próximos post.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies