Información para prevenir los hongos

A continuación os daremos un poco de información y os explicaremos como prevenir los hongos. Los hongos son microorganismos que necesitan obtener sus nutrientes mediante otros seres vivos. Son parásitos principalmente de las plantas, y, en menor medida, de los animales.

De entre las miles de especies que existen, menos de un centenar puede causar alguna infección en los seres humanos. Las más frecuentes se dan en el cuero cabelludo, la piel, las uñas o las mucosas.

Información para prevenir los hongos

Para comenzar debemos mencionar cuales son las razones que generan la creación de los hongos en nuestro cuerpo.

Causas

Entre los factores que influyen en su aparición en la piel nos encontramos la humedad retenida en las prendas de vestir y en el calzado formado por materiales sintéticos. También puede deberse al contacto con superficies áridas y en la época estival, donde se juntan el calor y la humedad. El uso de piscinas, gimnasios y sus respectivas duchas son un foco a tener en cuenta.

Síntomas

Hay gran variedad de síntomas provocados por los hongos, todos ellos presentes en la piel, algunos de ellos son:

  • Candidiasis congénita
  • Tiña del cuerpo
  • Dermatofitosis
  • Pie de atleta
  • Dermatofítides
  • Candidiasis genital

Todos ellos son producidos por hongos, los cuales se pueden dividir en tres tipos de grupos. Por un lado tenemos las levaduras del género cándida, la cual causa la candidiasis. Existen 200 especies identificadas, pero la Candida Albicans es la responsable del 90% de las infecciones cutáneas y mucocutaneas. Habitualmente se presentan en zonas donde hay una mayor humedad o calor como son los pliegues cutáneos.

Por otro lado están los hongos dermatofitos, causantes de las tiñas o dermatofitosis. Tienen preferencia por los tejidos que contengan queratina, debido a que son capaces de metabolizarla y de esta manera colonizan el estrato corneo de la piel.

Por último tenemos las levaduras del género Malassezia, las cuales provocan la pitiriasis versicolor. Se distribuye en áreas como el tronco, los hombros, el cuello o incluso la cara.

Prevenir los hongos

Para evitar contagiarnos de hongos lo mejor es que observemos con frecuencia nuestras uñas, pies y pliegues del cuerpo para ver si hay algo diferente o inusual. También se recomienda ducharse antes y después de meternos en una piscina. Si nos estamos haciendo la manicura o pedicura es mejor evitar cortar las cutículas de nuestras uñas. Al ducharnos o sudar, o tener humedad en el cuerpo es mejor mantener secas las zonas con pliegues. Si vamos a un vestuario, a una ducha o a alguna zona común debemos usar calzado para protegernos la planta de los pies.

Diagnóstico

A la hora de detectar si estamos infectados por hongos se puede realizar un cultivo de ganglio linfático, el cuál es una prueba de laboratorio donde se extrae una muestra de ganglio linfático y se identifica la presencia de microorganismos que puedan ser los causantes de la infección.

También se realizan extracciones y análisis de muestras de sangre donde se puedan pruebas relacionadas con la aparición de los hongos.

Y por último, se hacen frotis de hongos en esputo, el cuál es el material que expulsamos de nuestras vías respiratorias cuando tosemos fuerte.

Tratamiento del hongo

Si sufrimos alguno de los diferentes tipos de candidiasis originados por los hongos, dependiendo de la candidiasis nuestro especialista nos dará un tratamiento formado por productos astringentes, antisépticos y secantes. En las candidiasis genitales se suele recetar tópicos con derivados imidazólicos o con ciclopiroxolamina, incluyéndose en adolescentes o jóvenes adultos el uso de fluconazol.

En el caso de las dermatofitosis superficiales o tiñas, suelen tratarse eficazmente con antifúngicos tópicos o sistémicos. Existe a nuestra disposición un amplio número de fármacos antifúngicos tópicos y sistémicos para su tratamiento, pertenecientes a las familias de los imidazoles, de las piridonas, de los tiocarbamatos, de los benzofuranos, de las alilaminas y de las morolfinas. La elección depende del tipo de tiña y de la condición clínica del paciente.

Para los casos más recurrentes se emplea el ketoconazol, el fluconazol y el itraconazol. Es importante tener presente que la piel suele tardar meses en recuperar su aspecto natural. La toma de sol resaltará las lesiones que padezcamos debido a que la piel sana de alrededor se broncea.

Para finalizar decir que la tiña cruris y la tiña pedis son las infecciones más frecuentes. La cruris representa aproximadamente el 15 por ciento de las infecciones por dermatofitos, y la pedis afecta a entre el 30 y 70 por ciento de los infectados por hongos.

Esperamos que os haya servido de utilidad toda esta información, ¡nos vemos pronto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.