¿Es necesario tomar suplementos vitamínicos?

Una alimentación rica y saludable está en la base de cualquier recomendación médica. Nuestra dieta debe aportarnos los nutrientes básicos para que nuestro cuerpo disfrute de un buen estado de forma.

Cuando tenemos algún déficit en nuestra dieta, una solución eficaz es el uso de suplementos vitamínicos. Estos recursos se venden en formatos muy variados, desde pastillas hasta sobres o preparados. Todos ellos aportan algunas vitaminas esenciales que pueden faltar en nuestra alimentación.

Los suplementos vitamínicos son por tanto un recurso muy valioso, puesto que aportan las vitaminas que solo están presentes en algunos alimentos. Esto es especialmente importante en el caso de alergias e intolerancias alimenticias. En este caso, podemos paliar la ausencia de un determinado alimento con un preparado que incluya algunas de sus propiedades más valiosas.

Riesgos de consumir suplementos vitamínicos

Sin embargo, la ingesta de estos suplementos vitamínicos debe realizarse siempre bajo la supervisión de un médico o farmacéutico. El personal sanitario es quien mejor conoce las indicaciones de estos preparados. Solo él puede aconsejar al paciente si es recomendable acudir a estos suplementos o buscar una vía alternativa para conseguir dichas vitaminas.

El abuso de los suplementos vitamínicos presenta importantes contraindicaciones. Se dice que la mayoría de estos suplementos se elimina con la orina porque nuestro cuerpo no puede procesarlos a partir de un límite. Algunas vitaminas son liposolubles y se acumulan en nuestro cuerpo llegando a causar problemas.

Por otra parte, recientes estudios han demostrado que el abuso de suplementos vitamínicos conduce a calcificaciones. Se llegan a producir piedras en el riñón, además de aumentar el riesgo de enfermedades degenerativas oculares y digestivas.

En resumen, los suplementos vitamínicos pueden aportarnos justo los nutrientes que le faltan a nuestro organismo. Es beneficioso pero siempre debemos consumirlos bajo las indicaciones de nuestro médico o farmacéutico. Un mal uso de estos elementos puede conducir a graves enfermedades, por lo que debemos confiar siempre en el consejo de los profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies