Cuáles son los termómetros más fiables

Los termómetros sirven para medir la temperatura corporal  y así saber si tenemos fiebre. Es por esto,  que es totalmente normal tener en casa incluso más de uno.  Sin embargo, existen muchos  tipos de termómetros y tenemos que tener en cuenta su fiabilidad a la hora de comprarlos. Por eso en el post de hoy os contamos cuales son los termómetros más fiables además, si os surge cualquier duda, en Farmacia G20 estaremos encantados de ayudaros. 

Lo más probables es que a todos nos suene el termómetro de mercurio, ya que son los más antiguos que normalmente se tenían en las casas. Estos ya no se venden por la toxicidad de su material principal: el mercurio. Se trata de un metal pesado, líquido a temperatura ambiente y en el interior del termómetro. El principal aparece cuando éste  se rompe y quedan liberados los gases producidos por la evaporación del mercurio. Dichos gases, tienen efectos fatales sobre el organismo.  Por todo esto, se prohibió la venta de este tipo de termómetros a pesar de su efectividad como veremos a continuación. 

El termómetro de mercurio, un termómetro prohibido muy fiable

Como hemos explicado al principio, ya no están en venta. Sin embargo, se considera que los termómetros de mercurio son los más fiables del mercado ya que dan una medición muy exacta de la temperatura corporal. Esto se debe a que la medición de la temperatura axilar o rectal con este tipo de termómetros se correlacionaba muy bien con la temperatura central del cuerpo y por eso eran los más utilizados. 

A pesar de lo útiles que han sido durante tantos años, los termómetros de mercurio se rompen con facilidad al ser de cristal, liberando el metal líquido de su interior y pudiendo producir la toxicidad a la que nos referíamos.

Debido a su fiabilidad, los nuevos tipos de termómetros se comparan con los de Mercurio, ya que se considera el estándar de medición de temperatura corporal.

El termómetro digital

Los termómetros digitales son una de las opciones para sustituir a los antiguos termómetros de mercurio. Son aptos para medir la fiebre a nivel axilar, sublingual y rectal. Su mecanismo se basa en un detector metálico en la punta que se calienta al contacto con la piel del cuerpo, dándonos la lectura al cabo de unos segundos en una pantalla digital.

Estos termómetros dan una aceptable correlación con los de mercurio. Sin embargo, en ocasiones  fallan y pueden variar hasta dos grados con la temperatura marcada por uno de mercurio. Lo que sucede es que a veces pitan demasiado rápido y no da tiempo a captarse esta temperatura real. La solución a esto es dejar unos segundos más el aparato después del pitido, ya que acaba subiendo algunas décimas hasta la temperatura real. Se puede concluir que son termómetros fiables siempre que nos aseguramos de que lo estamos manteniendo el tiempo suficiente.

El termómetro de oído

Los termómetros del oído funcionan gracias a la medición de la energía infrarroja emitida por el tímpano, la cual varía en función de la temperatura corporal. El dispositivo, mediante una fórmula matemática, nos dará el equivalente en grados centígrados de la temperatura del organismo.

Son una opción muy cómoda porque nos da la temperatura de una forma inmediata, sin embargo, la correlación con la medición real puede variar hasta casi un grado -tanto por encima como por debajo- de la temperatura real del cuerpo. A esto hay que sumar qué, es difícil colocarlo en posición correcta debido a que los oído en general, son y no quedan colocados a la distancia correcta del tímpano dando lecturas de temperatura más bajas de las reales.

Además son caros en comparación son los otros termómetros, por lo que no son la mejor opción para tener en casa.

El termómetro infrarrojos

En los últimos años han aparecido los termómetros  de frente. Miden la temperatura a través de la energía infrarroja emitida cerca de la zona de la sien para estimar la fiebre. Son termómetros bastante fiables ya que se correlaciona de manera razonable con la temperatura corporal real. Tienen forma de pistola que se apunta a la sien y tras unos segundos tendremos la medición en una pantalla. Son termómetros cómodos y fáciles de utilizar. El único inconveniente de este modelo es su precio, ya que es algo elevado.

El termómetro de galio

Tras la prohibición de los termómetros de mercurio, se intentó buscar un sustituto tan eficaz como el anterior pero evitando su toxicidad y parece que con los termómetros de galio lo han conseguido.

Realmente son termómetros de Galistán, una aleación entre galio, indio y estaño, líquida a temperatura ambiente. Estos tres metales presentan muy baja toxicidad, lo que los convierte en un excelente material que no supondría un peligro en caso de entrar en contacto con una persona.

Funciona de la misma forma que los termómetros de mercurio. Al calentarse el Galistán corre por el termómetro de cristal dando una lectura de temperatura en unos 5 minutos en una escala numérica. Como ya hemos dicho, existe una muy buena correlación entre la temperatura de los termómetros de Galistán comparados  con las mediciones de los termómetros de mercurio.

Otra ventaja es que tienen un precio muy razonable, lo que les convierte en una muy buena opción para tener en casa. Como inconvenientes podemos destacar que son frágiles al ser de cristal y que requieren de varios minutos hasta que terminan de subir. 

Esto ha sido todo, esperamos que os haya gustado y os sirva como ayuda para elegir un termómetro fiable. En nuestra Farmacia Octavio García encontrarás todos los modelos y te ayudaremos a elegir el mejor para ti.

¡Nos vemos en el próximo post!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies