Cómo educar a un gato

Los gatos son animales más independientes que los perros. Aún así, son una de las mascotas favoritas en los hogares, pero siempre y cuando su comportamiento sea adecuado y no muerdan y arañen todo por casa. Es importante enseñarle desde pequeño o desde el momento en el que lo adoptamos para hacer la convivencia más fácil. Hoy os traemos algunos consejos sobre cómo educar a tu gato.

Ganar su confianza

En cuanto nuestro gato llegue a casa tenemos que ganarnos su confianza para que se muestre receptivo con nosotros. De esta manera, será mucho más sencillo que aprenda todo lo que vamos a enseñarle.

Para lograr esto, debemos mostrarle mucho afecto los primeros días que esté con nosotros. Además, le deberemos mostrar la casa y dónde está cada una de sus cosas, para que, así, se sienta cómodo en el entorno.

Enseñarle su nombre

Si queremos que nuestro gato acuda cuando le llamamos por su nombre tenemos que practicarlo antes. En primer lugar, el nombre que usaremos debe ser corto. Di su nombre antes y durante el juego y dale premios cuando lo digas. Es importante que no digas su nombre cuando le castigues o este haciendo algo mal, sino le dará una connotación negativa y no te hará caso cuando quieras llamarlo.

Educar con refuerzo positivo para un gato

Esta es una de las herramientas más útiles para educar a tu gato. Consiste en recompensarle con comida, caricias o un tono amable cuando su comportamiento sea correcto. Es importante que esto se haga inmediatamente después de lo que ha hecho bien, para que pueda asociar el premio y entender que esa conducta es positiva.

En caso de que arañe, muerda, o se porte mal no debes gritarle ni prestarle atención, sino que es mejor ignorarle para que entienda que no consigue nada con esas actitudes. Tampoco intentes distraerle de estas malas acciones con comida o caricias, ya que sino se convertirán en algo recurrente para conseguirlas.

Arenero y rascador

Si queremos conservar el mobiliario del hogar en buen estado es imprescindible contar con un rascador. En él, nuestro felino afilará sus uñas y dejará tranquilo nuestro sofá y mesitas. Para lograr que se acostumbre a usar el rascador es importante contar con el desde el primer día. Además, deberemos premiarle cada vez que haga uso de él o contar con juguetes para que le atraiga más su uso.

El arenero es otro elemento indispensable por el bien de nuestra casa. Para conseguir que aprenda a usarlo debemos llevarle por la mañana, después de las comidas y tras haber estado jugando. Cuando haga sus necesidades allí le recompensaremos con comida y caricias, así será más fácil que comprenda que es un buen comportamiento. En caso de que se acostumbre a hacerlo en otro lugar de la casa, lo más recomendable es llevar el arenero a ese lugar que ha elegido el, y, una vez se acostumbre a utilizarlo, podremos colocarlo en un lugar más conveniente.

Zonas peligrosas

Puesto que los gatos son animales muy curiosos, debemos enseñarles por dónde sí y por dónde no pueden ir. El principal lugar en el que debemos evitar que nuestra mascota acceda es la cocina. Es fácil que si estamos ocupados cocinando tropecemos con él o incluso le pisemos. Además, es probable que tienda a husmear por la comida que no está guardada o, incluso, por el cubo de basura.

Para evitar esto tendremos que mantener todos los alimentos y productos fuera de su alcance o vista. Además, si tenemos en esta zona el comedero, lo mejor es llevarlo a otro lugar de la casa, siempre y cuando no esté junto al arenero, ya que no resultaría cómodo para el animal. De esta manera haremos de la cocina un lugar «prohibido».

Consejos generales para educar a un gato

Estos son algunos de los trucos más importantes para lograr que tu mascota aprenda diferentes normas. No obstante, tú también debes poner de tu parte para que este aprendizaje se realice correctamente.

Paciencia

Si quieres que los conocimientos se asienten debes ser paciente. Repetir el refuerzo positivo y estas enseñanzas. En el momento que las dejes de lado o las sigas de forma irregular, tu mascota tendrá más difícil retener lo que esperas de ella.

Mismas expresiones a la hora de educar a un gato

Para cada situación debemos emplear unas mismas expresiones. Cuando le castiguemos emplearemos siempre una serie de palabras y cuando haga algo bien otras, de esta manera reconocerá más fácilmente si lo que ha hecho está bien o mal.

Actuar en el momento

Otro factor importante es recompensar de manera rápida cuando haga algo bien y mostrarle nuestro descontento si actúa de manera incorrecta. De no hacerse así, tu gato no entenderá que nuestra reacción se basa en lo que ha ocurrido previamente.

Esto es todo. Esperamos haberte ayudado con estos trucos sobre cómo educar a un gato. Recuerda que es importante llevarlo periódicamente para que un veterinario lo revise, alimentarlo de forma adecuada y mantener un ambiente relajado en el hogar. ¡Nos vemos en la próxima!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.