Collar antipulgas, tipos y uso - Farmacia G20

Collar antipulgas, tipos y uso

Como su propio nombre indica, el collar antipulgas se coloca alrededor del cuello de nuestras mascotas para protegerlos de posibles ataques de pulgas. Las pulgas son un tipo de parásitos que puede alojarse en nuestros animales.

En el post de hoy, vamos a comentar cuáles son los tipos de antiparasitarios, comentando al final cuál es nuestra recomendación.

Las pulgas son consideradas una enfermedad, ya que resultan muy molestas para nuestras mascotas, provocándoles mucho malestar e incluso dolor. Además, como todas las infecciones, son susceptibles de transmitir con ellas otro tipo de parásitos, que pueden afectar a su vez, e incluso en mayor medida, a las mascotas.

El principal problema de las pulgas es la facilidad que tienen para reproducirse, igual que sucede en las personas con los piojos. Y, a pesar de que tendemos a pensar que solo pueden localizarse en los perros, pueden llegar a estar en todas las mascotas, sin embargo, debido a que los perros son los que más a menudo salen a la calle a pasear, son ellos los que tienen una mayor facilidad de contagio.

Tipos de antiparasitarios

Una vez que ya sabemos para qué sirven y cuál es su propósito, debemos diferenciar entre algunos de los tipos que existen. Todos ellos conducen a un mismo fin, la protección de los animales. Sin embargo, difieren en su forma de aplicación, duración de sus efectos o fiabilidad.

Collar antipulgas químico

Dentro de los protectores antiparasitarios en formato collar, es el más extendido. Su principal función consiste en repeler los parásitos mediante una sustancia química que impregna el collar que llevan los animales. Debido a la potencia de esta sustancia, se trata de un método muy efectivo, que extiende su protección hasta los 6 meses, dependiendo de la calidad del collar y lo adecuado que sea su uso.

Asimismo, se trata del método más versátil, ya que permite una fácil colocación, así como la protección contra pulgas, garrapatas y la temida leishmaniosis.

Collar antipulgas natural

De igual forma que el caso anterior, su formato es mediante el uso de un collar. La principal diferencia con el químico radica en que en este caso se busca lograr el mismo efecto sin la necesidad de utilizar compuestos químicos, que en ocasiones pueden producir problemas en nuestras mascotas (alergia, picor…).

Pero, por todos es sabido que no hay éxito sin sacrificio, por lo que, si queremos renunciar a utilizar productos químicos, también veremos minorada la efectividad de este tipo de collares frente a los anteriores.

Pipeta química

La pipeta presenta un formato diferente a los collares. Se trata de una especie de cuentagotas o dispensador que se aplica en la zona del cuello de nuestra mascota, para proteger a esta de distintos contagios. Al igual que el collar antipulgas químico, hay que tener cuidado, ya que si los humanos entramos en contacto con la zona recién aplicada nuestra mascota chupa algo del producto puede ser peligroso, ya que al fin y al cabo se trata de una especie de veneno.

Sin embargo, no tenemos que alarmarnos, ya que, si la realización de este proceso la hace un veterinario, la colocará en la zona idónea para que nuestra mascota no pueda acceder a lamerse. Además, como sucede con todas las acciones que conllevan un riesgo en caso de mala aplicación, resulta muy relevante informarse acerca de aquellas marcas más fiables.

Al igual que el collar químico, la efectividad de la pipeta es muy elevada.

Pipeta natural

El método de aplicación de esta pipeta es igual que el anterior, sin embargo, esta está elaborada exclusivamente con elementos naturales. De igual forma que sucedía en los collares, al no contar con químicos sus efectos son menores.

Pastilla repelente

Por último, existe un método que permite proteger a las mascotas a través de la vía oral, es decir, mediante la ingesta de una pastilla que alejará a los posibles parásitos de nuestros animales.

Sus efectos y efectividad son similares al collar antipulgas químico y a la pipeta, a diferencia de que la pastilla actúa “desde dentro» del animal. Además, al tratarse de un medicamento que tiene que ser ingerido, la concentración de químicos es menor, sin perder en cambio efectividad.

Consejos sobre el uso del collar antipulgas

Debido a la protección que reporta, la facilidad de colocación y su acción contra varios parásitos, nuestra recomendación es el uso del collar antipulgas. Esta elección se basa en los compuestos utilizados por las marcas de las que disponemos en nuestra farmacia, lo que nos permite velar por la seguridad de las mascotas y sus dueños.

De todas formas, por si seguís con dudas, os dejamos una serie de consejos que os permitan ver su facilidad de aplicación por vosotros mismos.

  • Peinar la zona del cuello para facilitar la colocación del collar
  • Extraer el collar de su caja y quitar el plástico protector si lo contiene (depende de la marca)
  • Colocar alrededor del cuello del animal dejando unos dos dedos de separación con la piel
  • Cortar el sobrante y ajustar
  • Lavarnos bien las manos tras su aplicación

Como podéis comprobar, se trata de un proceso muy sencillo que podéis llevar a cabo en tan solo unos minutos.

En cualquier caso y ante cualquier duda, en Farmacia G20 de Zaragoza, os aconsejamos sobre lo que necesitéis.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies