Beneficios del ejercicio en niños

En ocasiones, los padres son reticentes a que sus hijos practiquen deporte desde pequeños por miedo a posibles lesiones o daños a una edad tan temprana. Sin embargo, los beneficios del ejercicio físico en niños son muy importantes no solo en su desarrollo físico sino también a medio y largo plazo. En esta entrada vamos a desglosar algunas de las muchas ventajas que aporta la práctica regular.

Los niños están en constante desarrollo corporal y cognitivo, por lo que el ejercicio físico puede suponer una importante ayuda para mejorar este crecimiento. Es cierto que la intensidad y tipo de deporte debe acomodarse a la edad y características de cada joven para evitar cualquier problema. Pero también podemos afirmar que la actividad física aporta indudables mejoras al crecimiento, especialmente en la sociedad sedentaria en la que nos encontramos.

El ejercicio físico en niños trabaja multitud de factores estrechamente relacionados con la mejora de la salud de los jóvenes. Entre ellos podemos encontrar la resistencia cardiorrespiratoria, la flexibilidad, la fuerza o resistencia muscular y la coordinación. Todos ellos son responsables del correcto desarrollo de los niños tanto física como mentalmente.

Resistencia cardiorrespiratoria

La resistencia cardiorrespiratoria de los niños es fundamental para realizar no solo todo tipo de ejercicio físico, sino cualquier actividad que se desarrolle en periodos de tiempo prolongados. De esta manera, el cuerpo reparte la sangre de forma correcta y nuestro organismo se recupera fácilmente del esfuerzo realizado.

Los ejercicios recomendados para mejorar la resistencia cardiorrespiratoria en niños son carrera suave, andar a paso ligero, natación, bicicleta… En resumen, encontramos en este grupo todos aquellos deportes que exigen un esfuerzo constante y, por tanto, mejoran la resistencia de los jóvenes.

Debemos subrayar que estas actividades deben realizarse de forma progresiva y sin prisa por aumentar el tiempo. Esto es especialmente importante en el caso de las personas que no hayan realizado ejercicio físico durante un tiempo, en cuyo caso hay que adaptar la rutina para evitar lesiones.

Fuerza y resistencia muscular

La fuerza muestra la capacidad de nuestro músculo para vencer una fuerza opuesta. Por su parte, la resistencia muscular es la contracción prolongada de ese músculo durante un tiempo prolongado. Ambas capacidades se trabajan de forma conjunta, ejercitando grupos de músculos para mejorar sus características.

Hay gran variedad de ejercicios y juegos que trabajan la fuerza en niños. Por ejemplo, todos aquellos que implican lanzamiento de balones: balón prisionero, pelota sentada, etc. También puede potenciarse esta habilidad mediante remo, comba o ejercicios de fuerza en un gimnasio, adaptando los pesos a las características del niño.

Estos ejercicios deben trabajarse con mucho cuidado para evitar problemas en el desarrollo del niño. Un ejercicio con demasiado peso puede ser perjudicial en el crecimiento de los jóvenes, por lo que siempre debemos seguir el consejo de los profesionales.

Flexibilidad

La flexibilidad de los niños es una característica fundamental, puesto que se pierde paulatinamente con la edad si no se trabaja correctamente. Esta es la capacidad que tienen las articulaciones de nuestro cuerpo de realizar movimientos con el mayor recorrido posible. Por tanto, no es una capacidad física que se encargue de generar el propio movimiento sino de potenciarlo para mejorar su amplitud.

Esta cualidad se va degenerando a partir de los 10 años, por lo que se trabaja activamente en los colegios para evitar un deterioro mayor. Los ejercicios recomendados para mejorar la flexibilidad en niños son principalmente estiramientos de grupos de músculos, bien sea en un gimnasio o mediante actividad como bailes, gimnasia rítmica o kárate, entre otros.

Coordinación

Uno de los principales objetivos del ejercicio físico en niños es mejorar la coordinación, puesto que suele ser un problema en ciertas edades. La coordinación es la capacidad de actuar de forma armonizada con todo el cuerpo, respondiendo a los estímulos con precisión y suavidad. Por tanto, implica un conocimiento del propio cuerpo que suele ser menor a edades más tempranas.

La coordinación engloba varios campos muy relacionados, como el equilibrio, el ritmo, la percepción del espacio y la sincronización del ojo con las respuestas del cuerpo. Por tanto, existen muchos ejercicios diferentes para mejorar la coordinación en los niños: ejercicios de equilibrio, baile, fútbol (coordinación ojo-pie), tenis (coordinación ojo-mano)…

Al haber un abanico tan amplio de opciones, es muy importante escoger aquellas actividades que resulten más interesantes al niño. De esta forma, podemos separar los problemas que genere la propia actividad física (tenis en vez de bádminton, por ejemplo) y continuar trabajando las cualidades del niño sin problema.

¿Qué deporte es mejor para un niño?

Como hemos podido ver, las ventajas del ejercicio físico en niños son muy variadas. Sin embargo, también lo son las posibles actividades encaminadas a mejorar las cualidades de los jóvenes. Por eso, no existe un único deporte recomendado para los más pequeños, sino que debemos incluir diferentes prácticas que estimulen al niño.

Para conseguir que los niños realicen deporte, lo más importante es que se diviertan al hacer ejercicio. Si solo supone una obligación, es más probable que acaben dejando la actividad física. Los planes educativos actuales incluyen todo tipo de deportes y prácticas en la asignatura de Educación Física, por lo que es cuestión de escuchar las preferencias de los más pequeños.

Tampoco conviene obsesionarse con trabajar todas las cualidades físicas en todas las edades. En edades más tempranas podemos hacer ejercicios aeróbicos para mejorar la coordinación y, a partir de los 7-10 años, centrarnos en deportes de equipo que mejoren además las relaciones sociales. Debemos pensar que los niños también maduran psicológicamente, por lo que es natural que quieran ir cambiando las actividades físicas que realizan de forma regular, sobre todo para realizarlas con el resto de amigos.

La práctica de ejercicio físico en niños es muy importante para asegurar un crecimiento saludable tanto física como emocionalmente. La Organización Mundial de la Saluda recomienda una hora de ejercicio físico moderado al día, aunque aumentar el tiempo dedicado solo trae efectos positivos. El tipo de deporte o actividad física es elección del padre, aunque un profesional puede analizar las carencias del niño y recomendar ejercicios concretos: visítanos y descubre el deporte más recomendado para tus hijos.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies