Alergias primaverales: ¿Se puede tratar?

Muchas personas sufren las molestas consecuencias de las alergias primaverales durante esta estación del año. Puede suponerles un problema para disfrutar del buen tiempo en el exterior, donde la gente empieza a pasar más tiempo. Aún con el Covid-19, siendo obligatorio el uso de mascarillas,  las alergias primaverales siguen siendo un inconveniente a tener en cuenta para estas personas.

Causa y síntomas de las alergias primaverales

La alergia es una respuesta de nuestro sistema inmunológico ante determinadas sustancias que, por lo general, no tienen efectos en la mayoría de personas. Actualmente son cerca de 8 millones de españoles los afectados por la alergia al polen, según datos de la SEAIC. Sobre todo, los alérgicos se concentran en las ciudades, muy posiblemente debido al aumento de la contaminación en estas áreas.

Causas

La alergia al polen se produce por los granos de este material que las flores masculinas producen y lanzan al aire durante la polinización. En nuestro país, la mayoría de las alergias primaverales son causadas por plantas gramíneas en el centro y norte del país y, en el litoral mediterráneo predomina la parietaria judaica.

La climatología es un factor importante. La presencia de viento puede favorecer la presencia de los síntomas, al producirse mayor movimiento del polen. La lluvia ayuda a limpiar el ambiente, pero favorece la aparición de flores, por lo que solo es buena de manera temporal.

Síntomas

Las principales áreas donde se notan molestias a raíz de las alergias primaverales son ojos, nariz, garganta y pulmones.

En los ojos es común ver esa rojez y sentir picor propio de la conjuntivitis. En el paladar, la nariz y garganta se producen sensaciones picosas muy molestas, así como congestión y numerosos estornudos. También se produce el asma polínico, que comprende tos, dificultad para respirar y pitidos.

Tratamientos

Inmunoterapia

Este método consiste en la administración de la sustancia que provoca la alergia de manera subcutánea o sublingual. La cantidad que se introduce se va elevando progresivamente hasta un máximo establecido por el especialista. Es un proceso algo largo ya que puede tardar hasta 5 años en conseguir los efectos deseados. No en todos los casos elimina por completo los síntomas, pero si que puede solucionar parte de estos.

Fármacos para las alergias primaverales

En primer lugar, los antihistamínicos tienen la función de reducir la sustancia de nuestro cuerpo que genera los síntomas que hemos mencionado, es decir, la histamina. Por ello, esta no es una opción para superar la alergia, sino que ayuda a sobrellevarla.

Para tratar la congestión se puede recurrir a sprays nasales o productos como Normomar u Oximetazolina.

Medidas para reducir los síntomas de las alergias primaverales

Podemos llevar a cabo algunas acciones desde nuestro propio hogar para intentar que la alergia no nos afecte tanto. En primer lugar es importante cerrar bien puertas y ventanas para evitar que puedan entrar partículas de polen. También, se tiene que tratar de tender la ropa dentro de casa, de hacerlo fuera, es posible que nuestras prendas se cubran de esta sustancia y nos produzcan una reacción cuando nos la pongamos. Además, si tienes jardín, el hecho de cortar el césped puede provocar un aumento de polen para nada positivo.

Puedes informarte de la cantidad de polen que hay en tu ciudad en cada momento. Intenta salir de casa entre las 10:00 am y las 7:00 pm, puesto que son las horas en las que se produce una menor concentración de polen. Como hemos dicho antes, el viento es un factor determinante, por lo que es mejor si procuras evitar exponerte en ocasiones donde existe más movimiento del aire. En caso de moverte en coche trata de mantener las ventanillas subidas.

Ahora, con el uso obligatorio de mascarillas es más difícil que te ataque de manera tan brusca la alergia. Puedes complementar su uso con unas gafas de sol que te protejan los ojos.

 

Sabemos que las alergias primaverales, como todas, son muy molestas y es algo con lo que hay que aprender a convivir. Esperamos que los consejos e información que te hemos ofrecido puedan ayudarte a llevarla de la mejor manera posible. Recuerda consultar con un especialista antes de automedicarte o si quieres poner fin a esta molesta sensación. ¡Hasta la próxima!

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies